Geometría Sagrada

Artículo #7.2
Tetraedro: geometría sexual

Toroides Humanos y energía sexual

®Todos los derechos reservados. Autor del documento: Arturo Ponce de León para Psicogeometría México. Colaboración: Ninón Fregoso.Se autoriza la reproducción del material contenido en este sitio siempre y cuando se cite la fuente y se respete la integridad del texto.

Extracto del libro "El Poder de la Vida en la Geometría Sagrada y la Arquitetura Biológica de Arturo Ponce de León y Ninón Fregoso" Adquierelo aquí

Tetra quiere decir cuatro y hedro, caras, así que el tetraedro es una figura geométrica de cuatro caras triangulares. La longitud de sus aristas es √2. Está asociado al elemento fuego y al toroide sexual en el ser humano. La medicina china utiliza, de manera certera, el flujo adecuado de los cinco elementos para diagnosticar y tratar las enfermedades. Al tetraedro le corresponden las funciones internas de la sexualidad pero se manifesta en la realidad exterior como el sano flujo de las relaciones sociales. 

El toroide sexual tiene la función de atraer o rechazar bioquímica y electromagnéticamente los cuerpos, se le asocia con el color rojo y se visualiza en el cuerpo humano siempre con el vértice hacia abajo y su centro anclado en las gónadas sexuales. Sus capacidades se desarrollan mediante prácticas de sexualidad sagrada, biorritmos en phi, exposición lumínica al Sol y ejercicios de regeneración del campo electromagnético. 

En los lenguajes sagrados, el tetraedro está asociado al lenguaje hebreo. Si ponemos dos tetraedros entrecruzados, obtenemos la llamada Estrella Tetraédrica o Estrella de David y ésta da pie a la construcción del cubo. De los cinco ritmos universales de movimiento, le corresponde los movimientos lineales y de percusión.

El tetraedro representa el elemento más estable en la materia, es autocontenido. Cuando se usa en terapia con poliedros, maneja el calor y la dirección, se impregna en la inteligencia en acción. De los cuatro palos del Tarot, el tetraedro simboliza los bastos, la energía creativa, el instinto de reproducción, el deseo, la fecundidad. Es la energía creadora, la imaginación, la posibilidad de inventar y de crear. Se le asocia con el verano y las emociones de coraje, pasión y auto-definición, así como con el sentido de la vista. Es el impulso vital, la fuerza de curación, la fuerza vital, el crecimiento y la vocación para poblar el planeta y el universo. Nos brinda la energía necesaria para superar los obstáculos y el miedo mediante la creatividad. Bíblicamente, es el evangelio según Marcos y, en la cruz fija astrológica, representa a Leo, aunque tiene relación con los signos de fuego como son Aries, Leo y Sagitario.